Sunday October 20 2019
||||| 0 |||||
1263

ZEDE DEL LITORAL, INSTRUMENTO DE DESARROLLO TERRITORIAL

Por: Max Nuñez Tomaselli

La Zona Especial de Desarrollo Económico[1] (ZEDE) del Litoral es sin duda un hito hacia el camino de la innovación y la competitividad, es una oportunidad histórica para impulsar el desarrollo de la tecnología, generar empleo y aumentar los bienes y servicios con valor agregado en el país; y por supuesto, crear una sinergia de alto impacto entre el sector público, privado y la academia. En consecuencia, construir un modelo de negocios sólido y una administración que genere sostenibilidad en el tiempo, es de suma importancia para lograr que la ZEDE del Litoral sea el polo de innovación en la región.

Después de varios años persiguiendo el objetivo de implementar un Parque Tecnológico en la ESPOL, el 20 de agosto del 2015 se presentó la solicitud formal para obtener una ZEDE, en respuesta, el 18 de abril del 2017, el Consejo Sectorial de la Producción y del Reglamento a la Estructura Productiva aprobó la creación de dicha ZEDE de tipo tecnológico e industrial en la Escuela Superior Politécnica del Litoral, una propuesta que forma parte de un proyecto más ambicioso llamado ZILE (Zona de Innovación del Litoral Ecuatoriano), que se conceptualiza como un ecosistema de innovación regional que impulse el motor productivo del país.

ESPOL, sinónimo de calidad educativa, de investigación, desarrollo, exigencia y ahora también de innovación, presenta el escenario ideal para administrar una ZEDE, tiene una oferta académica de 33 carreras de pregrado, 31 de postgrado y 2 programas doctorales, cuenta con el talento humano necesario para suplir las necesidades del sector productivo, es además una Instituto Educación Superior (IES) categoría A, con gran reconocimiento internacional y varias de sus carreras son acreditadas internacionalmente por ABET.

Una de sus potencialidades más grandes es su campus Gustavo Galindo, el cual cuenta con 690 hectáreas, de las cuales 200 se han destinado para la ZEDE, además éste cuenta con una infraestructura básica y una ubicación estratégica, ya que se ubica sobre la Vía Perimetral que conecta directamente con el aeropuerto José Joaquín de Olmedo y con el futuro Daular, y el futuro Puerto de Aguas Profundas en Posorja y los sectores industriales de la ciudad de Guayaquil.

ESPOL además cuenta 14 centros de investigación, de los cuales, siete se integrarán al Parque del Conocimiento dentro de la ZEDE, se aprovecha la experiencia de la ESPOL que ha sido un foco de innovación y desarrollo, cuenta con sus centros de investigación  que tienen resultados exitosos al trabajar junto con la empresa privada, como lo mencionamos en nuestra edición pasada de Desde El Centro:

http://www.desdelcentro.org/transferencia-tecnologia-una-colaboracion-academia-empresa-aun-incipiente/

La ZEDE arrancó con una inversión inicial de 156 millones de dólares, de los cuales $56 millones vendrán del sector público, mientras que los $100 millones restantes del privado; inicialmente se han identificado 5 clústeres (concentración de empresas) para el inicio del proyecto:

  • Agroindustria: Sector de Alimentos.
  • Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC): Software, hardware y servicios informáticos.
  • Biotecnología: Bioquímica e Industria Farmacéutica.
  • Energía y Medio Ambiente.
  • Desarrollo de Materiales.

En el marco de la construcción de este ecosistema de innovación e investigación en la ZEDE, se asentarán nuevas empresas de base tecnológica, que puedan generar nuevos bienes, tecnologías y valor agregado a su producción. La condición fundamental para que una empresa pueda ser parte de este ecosistema es que innove. El objetivo de la ZEDE es conseguir empresas pioneras en la región que aporten al desarrollo productivo de la región, es así que hasta la fecha ya existen 2 empresas que han firmado acuerdos de entendimiento con la ESPOL. El 26 de junio la empresa de productos para laboratorio clínico Vibag firmó un contrato en el que se arrienda un espacio de 3000 m2 para crear una planta que produzca reactivos, un nuevo tipo de industria que pueda converger la investigación e innovación apoyados en esta zona asociada a la universidad. Vibag hará una inversión de 10 millones de dólares. Por su parte la empresa BYD de vehículos eléctricos, firmó un memorando de entendimiento con la ESPOL y el Ministerio de Industrias y realizará actividades de trasferencia y desagregación tecnológica con el objetivo de instalar una planta con una inversión de 60 millones de dólares.

Sin duda, la ZEDE del litoral tiene el potencial para ser un polo de innovación en Latinoamérica, lo que implica también un gran reto para su administración, es por ello que tener un modelo de negocios que le permita su sostenibilidad en el tiempo se convierte en un imperativo para la ESPOL. El Gerente General del proyecto PhD. Enrique Peláez, menciona que el primer requisito para que una empresa forme parte de la ZEDE del Litoral es que tenga un componente de innovación, que permita agregar valor a sus bienes y generar servicios exportables, además destaca las capacidades y oportunidades que brindan una zona asociada a una universidad como el talento humano, los convenios con otras instituciones y la experiencia en transferencia de tecnología.

Este es un proyecto sin precedentes por lo que la generación de una política industrial para su desarrollo también es un reto. Peláez mencionó que se han hecho talleres con el sector productivo en temas de TIC, energías renovables y agroindustria teniendo resultados muy exitosos. Dijo que el modelo de negocios de la ZEDE del Litoral tiene varias aristas, una de ellas es el negocio inmobiliario, la renta de un espacio para el desarrollo de una empresa innovadora, puede ser un espacio libre, es decir sin edificaciones, o que tenga construcción; el costo de la concesión del espacio varía según el tipo de lugar y la calidad de infraestructura. Por otro lado, la ZEDE ofrecerá servicios especializados como procesamiento de datos, contabilidad, big data centers, servicios en la nube, apoyo legal, propiedad intelectual, actualización de licencias, protección de información, energía, etc. Estos servicios van desde banca hasta restaurantes, señaló Peláez, incluyendo hoteles tecnológicos.

Se espera que la ZEDE genere más de 1500 plazas de trabajo calificado, que la final del proceso existan más de 30 empresas constituidas con alto impacto tecnológico y de innovación, y además permitirá la creación de sinergias más fuertes entre la académica y el sector privado en iniciativas de I+D+i (Investigación, Desarrollo e Innovación).

Guayaquil, la región y el país tienen una gran oportunidad con la ZEDE del Litoral, es aquí en donde la triple hélice entre sector público, privado y academia convergen para crear las bases del futuro productivo del país. La M.I. Municipalidad de Guayaquil es un ejemplo del trabajo conjunto, al brindar apoyo a la ZEDE facilitando la tramitología y  exoneración de tributos, todo este escenario permite construir un ecosistema articulado de innovación que facilita el desarrollo de empleos de calidad, de bienes y servicios de mayor valor agregado ecuatoriano, y ser el motor de la investigación en innovación tecnológica en donde trabajan en conjunto la academia, el sector público y las empresas.

 

[1] Las ZEDE son destinos aduaneros, y deberán estar instaladas en áreas geográficas delimitadas del territorio nacional para que se asienten nuevas inversiones, con incentivos tributarios, simplificación de procesos aduaneros y facilidades para realizar encadenamientos productivos en cumplimiento de lo establecido en la Ley. (Ministerio de Industrias y Productividad)

Autor

Max Núñez Tomaselli

Twitter@maxnt19

Compartir:
Desde el Centro