Sunday October 20 2019
||||| 5 |||||
2407

¿Son los Planes Presidenciales de Mejora Educativa efectivos para mejorar la educación en el Ecuador?

politicos

Por: Max Nuñez [1]

S

on dos los temas de mayor preocupación para la ciudadanía frente a las elecciones que se avecinan; por una parte la crisis económica, por otra la falta de empleo, temas sobre los que los candidatos se han pronunciado con diversas propuestas con cierto nivel de detalle.

Sin embargo y desde nuestro punto de vista, plantear un modelo de desarrollo implica consolidar varios elementos, entre ellos uno de los fundamentales, que permite romper el círculo de la pobreza es la educación. Por ello, consideramos necesario analizar las propuestas de los candidatos frente a los retos educativos en los niveles de la educación básica y el bachillerato, los que hemos definido como los siguientes: calidad, niveles de deserción, financiamiento, formación docente:

Retos para mejor la calidad de la Educación en el Ecuador

Calidad.- La calidad es uno de los mayores retos del sistema educativo, son alarmantes los resultados de las evaluaciones a estudiantes y docentes, las que analizamos en la edición anterior; y que muestran que 39 de cada 100 bachilleres tienen resultados insuficientes en matemáticas y 77 de cada 100 maestros tienen deficiencias en sus evaluaciones.

Deserción.- La tendencia de la región en la última década ha sido la universalidad de la educación primaria, tendencia de la que el país ha formado parte alcanzando altos

 Vemos por lo tanto que en el caso de la educación inicial, básica y del bachillerato en el Ecuador se presenta una notable disminución de la tasa de abandono según datos del Ministerio de Educación (no se registró datos para 2007 y 2008) pasando de 6,6% en el año 1994 a 4% en el 2009 y a 2,8% en el año 2015, resultados que se deben entre otras acciones a la implementación de programas focalizados tales como el Programa de Alimentos Escolar (PAE) y el Bono de Desarrollo Humano (BDH) que condiciona a quien lo recibe a mantener a sus hijos o hijas dependientes, en el sistema educativo.

Gráfico 1: Evolución de deserción en Ecuador 1994-2015
1

Fuente: Ministerio de Educación, SINEC 1993-2007, AMIE 2007-2015

Gráfico 2: Estructura del Sistema Nacional de Educación

Fuente: Ley orgánica de educación, SINEC 2006-2007, AMIE2014-2015

Según los datos analizados, a pesar de la disminución de la deserción general, se puede observar que ésta es mayor mientras más avanza el nivel escolar, de hecho el punto más alto de deserción en 2007 fue en el paso de primaria a secundaria llegando al 12%. Actualmente el punto de deserción más alto se evidencia entre los 11 y 12 años de edad, es decir al concluir el séptimo grado de educación básica, con una tasa de deserción equivalente al 11,9. La situación realmente se agrava cuando se concluye el bachillerato, se ingresa a la universidad y según datos reportados por la SENECYT para el 2014, el 26% de los bachilleres registrados en la universidad en ese año abandonaron la carrera en el 2015; lo que demuestra que aún tenemos mucho por hacer para lograr una educación de calidad en todos los niveles y lograr la permanencia del estudiantado durante el ciclo educativo hasta lograr efectivamente sus objetivos..

  • Financiamiento- La Constitución de la República vigente desde el 2008, establece que el Estado asignará de forma progresiva recursos públicos del presupuesto general para la educación inicial básica y el bachillerato, con incrementos anuales de al menos el 0,5% del PIB, hasta alcanzar un mínimo del6% del PIB. Mandato que a pesar de que el presupuesto asignado a la educación se ha duplicado en los últimos 10 años, aún no se ha cumplido.

Al año 2015 se registra una asignación presupuestaria equivalente al 4,23% del PIB. Es este por lo tanto otro de los retos en los que aún hay trabajo por hacer, tomando en cuenta que no necesariamente a mayor inversión , mayor calidad.

Gráfico 3: Inversión en Educación

Fuente: Ministerio de Finanzas

  • Formación Docente.- Según lo analizamos en DESDE EL CENTRO, los resultados de las evaluaciones a los docentes son muy desalentadoras, a pesar de la significativa inversión realizada para fomentar la valorización de los maestros y mejorar la calidad del aprendizaje, es necesario por lo tanto evaluar la efectividad y pertinencia de las iniciativas gestionadas por el Estado, y eventualmente repensar o corregir su aplicación a la luz de los actuales resultados.

Varios informes para Latinoamérica como el PISA (2016) y Educación para todos (2015) resaltan la necesidad de hacer la profesión de Maestro mucho más atractiva intelectualmente, dar valoración al docente; mejorando su formación, brindando acceso a mejores materiales didácticos, planes y programas de estudio inclusivos de calidad, y finalmente mejorar la gobernanza de los centros educativos.

Lo que proponen los candidatos [1]

Lo que proponen los candidatos [1]

Todos los candidatos han incluido en sus planes de gobierno algunas propuestas para mejorar la calidad educativa del país, pues no cabe duda de que aún tenemos trabajo por delante con el fin de que los estudiantes aprendan y adquieran las competencias académicas, digitales, para la vida y el trabajo.   Lamentablemente muy pocas de los planes presentados profundizan en la forma de implementación.

El candidato Guillermo Lasso propone empoderar a los padres, brindándoles la opción de pasar del sistema público al sistema privado, emulando de cierta manera el sistema de cupones educativos, que han aplicado varios países como: Suecia, Chile, Colombia, Dinamarca, Holanda, Nueva Zelanda, Hong Kong, algunos estados en EE.UU. y Qatar como el más reciente; este sistema según los resultados de las diversas evaluaciones realizadas no es el más recomendable, puesto que desconoce varios aspectos importantes como la ubicación, tamaño de la institución, análisis socioeconómico, entre otros factores relevantes previos a la asignación. Si bien podría parecer más equitativo no necesariamente es eficiente para el Estado.

Por otra parte, la candidata del partido Socialcristiano propone una intervención a la oferta presentando su plan “Ecuador Digital” proponiendo como herramienta principal el uso de tecnologías, trasladando la experiencia del Municipio de Guayaquil a nivel nacional.

En cuanto a la deserción la propuesta del candidato de Alianza País señala la necesidad de implementar un incentivo económico para el cambio de preferencias, un bono de $1.800 para que los estudiantes de más bajos recursos continúen con sus estudios.

Otras propuestas que llaman la atención son las que se enfocan en la educación inicial, como las de los candidatos Iván Espinel y Lenin Moreno.

El candidato Paco Moncayo enfoca su propuesta en fortalecer la educación laica y pública.

Todos coinciden en la eliminación del examen de ingreso a la universidad.

Ninguno sin embargo, plantea de manera integral opciones para trabajar en la mejora de la calidad educativa del país.

Tendencias aplicables para la mejora de la calidad educativa

Es basta la literatura relacionada con la evaluación de los programas educativos, el análisis de experiencias de Singapur, Chile, Colombia, India, Finlandia, Brasil dan cuenta de ello y nos permiten identificar las “mejores prácticas” utilizadas para la mejora de la calidad educativa del país, entre ellas:

  • Intervenciones para la ampliación de la oferta educativa

Las intervenciones del lado de la oferta apuntan a aumentar los logros de los estudiantes dirigiéndose a la infraestructura o a las deficiencias organizativas, por ejemplo, mejorando la infraestructura física, proporcionando materiales didácticos, capacitando y contratando maestros adicionales. Los recursos financieros provistos por los gobiernos o programas de ayuda financiados, pueden tomar la forma de asignaciones financieras dirigidas o generalizadas para mejorar las condiciones de las escuelas existentes o construyendo nuevas (Paqueo y López Acevedo, 2003; Bjorkman, 2004)

Andreas Schleicher, director de las evaluaciones PISA resalta lo que hace el estado de Ceara en Brasil, donde si una escuela está arriba en el ranking estatal recibirá más dinero pero debe gastarlo ayudando a otra escuela que tiene malos resultados, de esta manera recibirá más fondos, personal, programas de apoyo y prestigio y lo más importante es que el conocimiento se transmite, siendo esta experiencia una manera de encarar la desigualdad.

Otros estudios también han examinado la asignación de recursos financieros para proveer materiales escolares, tales como computadoras, gráficos y libros de texto, que apoyan el proceso de aprendizaje y mejoran la calidad de la enseñanza por ejemplo Barrera-Osorio (2009) analiza la integración de computadoras en la enseñanza en zonas urbanas de Colombia, obteniendo como resultado que al principio más de un tercio de los estudiantes uso las computadoras para mejorar sus habilidades digitales, pero entre mayor fue la exposición al trabajo con computadoras mejor fueron sus calificaciones, de igual manera Linden (2008) implementó en zonas rurales y urbanas de la India el aprendizaje informático, como sustituto y como apoyo, obteniendo una reducción de 0.57 desviaciones estándar en los puntajes al sustituir a los maestros pero un mejoramiento de 0.28 al usar el proyecto como apoyo.

A su vez hay evidencia de que la mejora de caminos –vías- y subsidios alimenticios aportan el incremento del desempeño estudiantil (Assadullah, 2005). Otro ejemplo y muy contundente dentro de Ecuador son los resultados del programa “Más Tecnología” en Guayaquil en el que se evidencia a través de pruebas sólidas independientes realizadas por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), de que un programa de instrucción asistida y complementaria, mediante la plataforma digital APCI en matemática y lenguaje, aumentó el desempeño de los estudiantes en 0.30 desviaciones estándar según el estudio del BID. (Carillo, Onofa & Ponce (2010) y mencionado en McEwan (2015))

 

  • Incentivos para el cambio de preferencias y comportamientos

Se han utilizado incentivos monetarios y no monetarios (usando la economía de comportamiento) para producir cambios en el comportamiento y las preferencias de los agentes implicados tanto en la provisión como en la utilización de los servicios educativos. Los incentivos para los docentes tienen como objetivo mejorar la calidad de la enseñanza, mientras que los incentivos para los estudiantes y los padres se preocupan por las preferencias que afectan la demanda, además de la manera de utilizar los servicios educativos.

Del mismo modo, se han desplegado varias estrategias dirigidas a los comportamientos de los estudiantes y sus padres.

Ejemplos tales como el programa colombiano de bonos escolares PACES, analizado por Angrist (2002, 2006), o el sistema de valesescolares de Chile discutido por Contreras (2001) o Hsieh y Urquiola (2006). Estos tienen por objeto facilitar la inscripción y la asistencia de estudiantes de bajos ingresos en escuelas de mejor calidad (a menudo privadas). Los cupones escolares proporcionan a los estudiantes los recursos financieros necesarios para asistir a las escuelas en entornos más propicios.

El programa PACES analizado por Angrist (2002, 2006) dio como resultado que los favorecidos con los cupones tuvieron un promedio 20% superior en las pruebas estandarizadas, ya que la renovación de la subvención está atada a su rendimiento.

Las transferencias monetarias condicionadas, las becas y subvenciones basadas en el mérito también están diseñadas para inducir un cambio de comportamiento hacia una mayor utilización de los servicios educativos (Das 2004, Baird 2011)

El sistema de “Cupones Educativos” cambia la manera tradicional de la distribución de los recursos, incorpora mecanismos de competencias e incentivos a través de subsidios a la demanda (cupones) en lugar de dárselas a la oferta, en otras palabras es un subsidio directo a un individuo canjeable por educación, la experiencia más amplia la tiene Chile que lo instauró en los años 80, bajo la premisa de que al dar recursos según la asistencia de niños y niñas se elevaría la calidad de la educación, incentivando así a las instituciones educativas a competir.

Existen varias críticas al modelo, ya que por la distribución igualitaria a favor de los estudiantes en algunos casos las brechas se han profundizado aún más, atribuyendo esto a que educar a niños en escuelas pequeñas es más costoso que en escuelas grandes, dos estudios analizan el impacto en los estudiantes, Contreras (2001) analiza la variación de puntajes de los estudiantes, el promedio de las pruebas de lenguaje y matemáticas aumento en 102 puntos para los hombres y 86 puntos en mujeres, Hsie y Urquiola (2006) analizan la posibilidad que brinda a los estudiantes de pasar del sistema público al privado, obteniendo como resultado que las calificaciones de las evaluaciones de matemáticas de dichos alumnos disminuyeron, y que el cambio se tradujo en un éxodo para el alumnado.

 

Intervenciones participativas y de gestión comunitaria (Necesaria para apoyar las anteriores)

A menudo, estas iniciativas, combinadas con incentivos para cambiar las preferencias y comportamientos, buscan modificar las normas sociales discriminatorias que restringen la demanda de servicios educativos, particularmente entre las niñas y los grupos vulnerables. Por este tipo de intervenciones de arriba hacia abajo canalizan u optimizan el despliegue de recursos a través de reformas de gestión y estándares de cumplimiento de prácticas. Dichas intervenciones a menudo se complementan con la provisión de recursos, mientras que el componente comunitario participativo sirve para racionalizar el flujo de servicios del sistema educativo. Las intervenciones participativas de gestión comunitaria pueden considerarse, por lo tanto, como un complemento importante tanto a los impulsores de cambio de la oferta como de la demanda, en la medida en que generan ambientes conducentes al cambio social (King y Ozler, 2005; Galiani 2008; García, Palomer y Paredes, 2010; y Lassibille, 2010).

4. Nuestras Conclusiones

Como lo hemos analizado en este número y en nuestra edición anterior, uno de los mayores problemas que tiene la educación básica y bachillerato en el país es la deficiencia de conocimientos y destrezas de los maestros, problema que ninguno de los candidatos ha abordado, no se propone una trasformación de la carrera docente ni de la importancia que representa en el desarrollo de un estudiante la calidad del profesorado. Dejando con ello aún un reto sin resolver.

Por otra parte no se evidencia de las propuestas analizadas una intervención integral que permita identificar los puntales sobre los que se basa su estrategia. Dejar sin respuesta o resolver de manera parcial los retos de la calidad educativa implican retrasar el desarrollo del país y ampliar la brecha que a pesar de las ingentes inversiones aún mantenemos.

Merecemos como ciudadanía respuestas acertadas, soluciones válidas; sabemos de los retos, de las propuestas pero no podemos permitirnos más apuestas; tomando las palabra de Mandela “La educación es  el arma más poderosa que existe para cambiar el mundo”, por lo tanto es con esa ilusión con la que debemos trabajar a favor de la mejora de la calidad de la educación en el país. CCI

1. Investigador del Centro de Competitividad e Innovación
Contacto con el autor a través de mnuñez@centrocompetitividad.org / twitter: @Maxnt19

2.El presente análisis se hace únicamente sobre la base de los planes de gobierno que cada candidato ha publicado a través de los diversos medios, no se cuenta con información
adicional relacionada con las fuentes de información o de contraste de tales planes.

Referencias Bibliográficas

u

Autor

Por Max Nuñez

Twitter@maxnt19

Compartir:
Desde el Centro