Monday August 3 2020
2019-11-21
||||| 0 0 |||||
1198

La transformación de la educativa como aporte al desarrollo social

Autora: Nathalie Cely Suárez

El mundo se está transformando a una velocidad sorprendente, el desarrollo de tecnologías exponenciales, y la combinación de las mismas, está cambiando la forma como consumimos, aprendemos, hacemos negocios y el comercio internacional.  Según el análisis de 750 ocupaciones del McKinsey Global Institute, el 51% de las actividades laborales son altamente susceptibles a la automatización, dado el nivel actual de adaptación de la tecnología disponible y demostrada. También es importante tener en cuenta que estas actividades abarcan puestos de trabajo en todas las industrias, así como en todos los niveles de habilidades y salarios. Esto indica que es mucho menos probable que la automatización conduzca al desempleo masivo predicho por los alarmistas, pero es casi seguro que se necesitará una redefinición de la mayoría de las plazas de trabajo y de las habilidades requeridas.  Cada vez más la economía del conocimiento y la economía digital dependen del talento humano con habilidades distintas, a las que se enseñaban en la educación tradicional.  Los niños que han nacido en la era digital demandan nuevos modelos de aprendizajes experienciales, hiperpersonalizados y divertidos.  Se necesita una verdadera transformación en los modelos educativos, para preparar a los niños y jóvenes para los trabajos del futuro.

Así como la disrupción tecnológica y la tecnología tradicional son factores que influyen en la transformación educativa, asimismo lo son los cambios demográficos y la acelerada globalización que el mundo experimenta.  Estos factores hacen que modelos que hace una década hubieran parecidos imposibles de implementar, hoy sean una realidad.  Por ejemplo el caso de modelo de “escuelas invertidas “ (flipped schools en inglés), que comprende un modelo de instrucción y un tipo de aprendizaje combinado, que revierte el entorno de aprendizaje tradicional al ofrecer contenido instructivo, a menudo en línea, fuera del aula. Cambia las actividades que tradicionalmente eran consideradas tareas para realizar en casa, y ahora se las realiza en el salón de clase. En un aula invertida, los estudiantes miran conferencias en línea, colaboran en discusiones vía web realizan investigaciones en casa, mientras generan conceptos en el aula con la guía de un mentor.

El término fue acuñado por Jonathan Bergmann y Aaron Sams, dos profesores de química, quienes empezaron a usar este modelo, cuando sus alumnos no podían atender las clases en el aula.

Los nuevos modelos educativos se basan en lo que se denomina el “aprendizaje combinado (virtual y presencial)”, educación experimental, edu-diversión, aprender haciendo, micro-aprendizaje, donde aprenden nuevos idiomas y también el lenguaje de la programación.  Esto ya está sucediendo en China, donde el currículo educativo incluye programación en la educación inicial e inteligencia artificial en la secundaria.

Los expertos coinciden en que la Inteligencia Artificial (IA), será importante en la educación del siglo XXI, pero ¿cómo? Si bien los académicos han estado esperando el resultado de las mejores prácticas, China no ha esperado. En los últimos años, se ha explotado la inversión del país asiático, en la enseñanza y el aprendizaje en la AI.

De acuerdo al MIT Technology Review (2019) decenas de millones de estudiantes ahora usan alguna forma de inteligencia artificial para su aprendizaje, ya sea a través de programas de tutoría extracurricular como Squirrel, de plataformas de aprendizaje digital como 17zuoye, o incluso en sus aulas escolares. Es el experimento más grande del mundo sobre IA en educación, y todavía es muy temprano para poder predecir el resultado.

En una reciente conversación, con un empresario ecuatoriano innovador, Ernesto Kruger, mencionaba que, para sus empresas, lo más importante son las habilidades que los postulantes puedan demostrar en un trabajo. Y no solo son las habilidades técnicas, sino las habilidades de pensamiento crítico, trabajo en equipo, pensamiento de diseño, entre otras. Y así como Ernesto, varios empresarios han manifestado que la resolución de problemas, el pensamiento creativo, las habilidades digitales y la colaboración son cada vez más necesarias, pero el problema es que estas habilidades no se enseñan en la educación tradicional. También cuando las escuelas enseñan habilidades digitales, se centran en cómo usar la tecnología, cómo crear un documento o una presentación, en lugar de cómo crear nuevos diseños o tecnología per se. Algunos de los temas que se enseñan hoy ya no serán esenciales en la década de 2030: la escritura a mano es cada vez más obsoleta, la aritmética compleja ya no se hace a mano e Internet ha reemplazado la necesidad de memorizar muchos hechos básicos.

Nos enfrentamos al desafío de redefinir una educación fundamental, para mantenernos al día con la evolución de las habilidades requeridas y así resolver problemas, innovar y tener éxito. Pero, como sociedad, no se está cumpliendo con ese desafío y, en consecuencia, no se está formando adecuadamente a la generación del futuro.

Para preparar a todos los estudiantes con las habilidades creativas, colaborativas y de resolución de problemas digitales del futuro, las escuelas deben enseñar ciencias de la computación como parte del plan de estudios básico. La informática no se trata solo de codificación, también comprende pensamiento computacional, diseño de interfaz, análisis de datos, aprendizaje automático, ciberseguridad, redes y robótica. El aprendizaje de la informática fomenta la creatividad, la resolución de problemas, la ética y la colaboración, habilidades que no solo son importantes para las carreras técnicas en el mundo desarrollado, sino que son valiosas para todas las carreras en todas las economías.

Ecuador no puede esperar para empezar la transformación digital en el sistema educativo, en una reciente publicación del Centro de Competitividad , donde analiza el resultado de la evaluación de conocimientos de los maestros que enseñan en escuelas fiscales (Ser Maestro), se presenta como resultado un promedio global de 665/1000, considerando que la calificación mínima es de 700. Los resultados de esta evaluación determinaron que los maestros evaluados tuvieron una calificación menor a la de sus estudiantes.

Se requiere tomar decisiones radicales a favor de los niños y jóvenes ecuatorianos, seleccionado mejor a los maestros, existen en el país 27.000 vacantes que deben ser ocupados por los mejores candidatos, y se debe emprender un titánico programa de capacitación para que los maestros aprendan a innovar. Finalmente, la educación es unos de los principales factores que influyen en el desarrollo económico y reducción de la desigualdad, si Ecuador pierde el bote de la educación del futuro, sus oportunidades de crecer en base a la economía digital y del conocimiento serán nulas, perdiendo así una oportunidad de mejorar la calidad de vida de sus habitantes. El preparar el talento humano del futuro, base de la prosperidad de las naciones es deber de todos.

Nathalie Cely Suárez

Twitter@NathalieCely

Compartir:
Desde el Centro