Saturday August 17 2019
2017-03-14
||||| 0 |||||
744

De la mujer y otros milagros

 

Hace pocos días fui invitado por el Centro de Competitividad, que es un grupo de pensamiento y generación de propuestas para mejorar la economía del país, a un foro que trató sobre la innovación y el financiamiento al emprendimiento de las mujeres, procurando en el evento informar sobre experiencias en el financiamiento de género, al tiempo de estimular a las mujeres a luchar contra las adversidades del emprendimiento.

Además de las responsabilidades asimétricas que cargan en las mujeres gran parte de la atención de los hijos en su niñez, también se encargan del cuidado y atención de los adultos mayores al final de sus vidas, todo lo cual detiene a muchas en sus propósitos emprendedores. Es increíble, por ejemplo, que según un estudio llevado a cabo por Sebstad y Chen, el 60 % de los créditos adquiridos por mujeres los manejaban hombres, aunque las mujeres tenían la responsabilidad de su pago. Es una adversidad enorme para una mujer, que cuando los créditos adquiridos por sus esposos no son pagados por diversas razones, ellas sean responsables solidarias (porque así lo establece la ley), aun después de sus divorcios. Restablecerse como sujeto económico e iniciar un negocio arrastrando una carga de la que no se fue partícipe es un lastre enorme.

Sin embargo hay buenas noticias también: las brechas sobre las compensaciones para iguales trabajos han ido disminuyendo entre hombres y mujeres; el acceso a oportunidades de empleo para mujeres en campos en los que una plaza era inimaginable hace pocos años, hoy es mayor; la transformación de los empleos a través de la tecnología favorece la igualdad de género. Al existir una correlación positiva entre el incremento en la actividad productiva de las mujeres y el crecimiento económico de los países, debemos acudir a la tecnología para lograr la visibilidad económica de la mujer y con ello contribuir al establecimiento de un perfil crediticio que les permita la independencia para emprender y asumir riesgos. Si no lo hacemos por racionalidad, al menos hagámoslo por gratitud, por haber recibido de ellas el milagro de la vida.

Twitter@PaulEPalacios

Compartir:
Desde el Centro