Saturday August 17 2019
2018-04-20
||||| 3 |||||
1449

La construcción de confianza requiere un Gobierno Innovador: El modelo económico entra a cirugía mayor.

Por: Nathalie Cely Suárez

Gobierno Innovador

El pasado 7 de Abril, el presidente ecuatoriano, Lenin Moreno, presentó al país un nuevo plan económico centrado en fomentar la inversión privada y reducir el gasto fiscal, como mecanismos para cerrar la brecha fiscal del 5.6% en el 2018 a 2.5% en el 2021; se prevé también aumentar en 7 puntos el empleo adecuado y una reducción de 5 puntos de la extrema pobreza beneficiando en su conjunto a más de 800 mil personas.

El esfuerzo en eficiencia que el Gobierno realizaría  se centra en la fusión de varios ministerios, cierre de empresas públicas sin razón de ser, potenciación para la venta de algunas como la aerolínea Tame y la optimización de las empresas rentables para que contribuyan a cerrar  la brecha fiscal.   Esta apuesta a la eficiencia, le rendiría al Gobierno US. $1.000 millones anuales. Sin embargo, el mayor aporte a la reducción del déficit no provendría del ahorro fiscal, sino de un significativo incremento en las recaudaciones tributarias y arancelarias. La previsión oficial es incrementar los ingresos fiscales de $5,600 millones en el periodo 2018-2021.

Se anuncia también enviar una Ley de fomento a la inversión privada y a las exportaciones, que si bien como narrativa es importante en términos cambio de discurso de reconocer a la inversión privada como el principal motor del desarrollo económico, se queda corta en dibujar con claridad los mecanismos para fomentar la productividad y competitividad del sector productivo ecuatoriano.  Las medidas que resaltan son la de amnistía tributaria para las micro, pequeñas y medianas empresas, así como la eliminación “futura” del anticipo del impuesto mínimo prevista para el año 2019.  Si bien la amnistía se entiende como un alivio de pago a las empresas que        mantenían contratos con el Estado,  habrá que ver el detalle de la letra en la ley, para analizar si esta genera incentivos perversos contra los que sí cumplieron con los pagos.  Si aprendemos de las lecciones del pasado, para mi es claro que los sistemas de planificación y priorización de la inversión pública, así como  el de planificación y gestión financiera fallaron.

Los errores pasa por la priorización y el modelo de ejecución de obras que no generaron rentabilidad económica ni social, al mismo tiempo que se financió con recursos de corto plazo generando un círculo vicioso que derivó en finanzas públicas insostenibles. Es decir,  hubo falencias en la priorización de la inversión pública, en los mecanismos de financiamiento, y en  el diseño y ejecución de los modelo de gestión.  Sin dejar, aún lado la ausencia de fiscalización por parte de la Asamblea.  No es sorpresa que antes estas fallas, la corrupción se prolifere con fuerza.  Ni una palabra acerca de cómo vamos a cambiar estos sistemas.

El ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana, ha anunciado una nueva Ley de Promoción de Inversiones que eliminaría la penalización al inversionista que se dio en recientes leyes, en relación a la obligación de los accionistas fuera más allá de su participación accionaria, en el caso de fraudes fiscales o laborales.  De darse este cambio, sería una señal muy positiva.  Así también se anuncia la eliminación del impuesto a la salida de divisas (ISD) para la nueva inversión entre otros incentivos.  Esperemos a que le proyecto de Ley llegue a la Asamblea para pronunciarnos acerca del proyecto.

En la presentación del plan no se incluyeron los ejes concretos de reactivación productiva, fomento a la competitividad y a las exportaciones, que esperamos sean abordados en la propuesta de Política Industrial que la ministra de Industrias, Eva García, realizaría el 6 de abril al Consejo Consultivo y Tributario, y quien también anunció que se traduciría en el envío de una Ley de Emprendimientos a la Asamblea.

En definitiva, lo positivo es la narrativa sobre un nuevo modelo basado en la inversión privada y  en un gobierno eficiente que busque el equilibrio fiscal y del sector externo.  Habrá que esperar el envío del proyecto de ley para hacer un análisis más riguroso.  Sin embargo, se nota la ausencia de un impulso innovador al modelo económico y productivo, que aparece aún en construcción dentro del propio Gobierno, para generar un boom de confianza, que al final del        día es lo que se requiere para movilizar la inversión. Se han dado importantes pasos en lo político, donde los ecuatorianos votamos por un Estado con separación de poderes, que garantice justicia para todos.  En lo económico, se han dado mensajes positivos, pero la construcción de esa confianza requiere de pasos claros para la implementación de los mismos.

Finalmente, sugiero que el Gobierno dedique importantes esfuerzos a reinventarse, a innovar para ser cada día más eficiente, y con servicios de calidad, que potencien verdades oportunidades para escapar de la pobreza. Debe garantizar sin lugar a duda los derechos de los ecuatorianos, entre ellos los sociales, como herramientas para generar esas oportunidades, pero debe  delegar al sector privado aquellos en los que se puede generar mayor eficiencia y calidad, a partir de las ventajas comparativas del mismo, con incentivos pero también con  una adecuada regulación.   Siempre he sostenido que si algo está al corazón del Estado, es la regulación, la misma que no es delegable, y hay que tener mucho cuidado que en su estructura se mantengan las capacidades regulatorias fuertes y sin conflicto de intereses.  En el siguiente esquema presento algunos ejes de acción que podrían contribuir a esta reinvención del Estado:

CCI_GobiernoInnovador
  1. Gobierno Digital: Las nuevas tecnologías como: la nube, gran data, automatización inteligente, impresión 3D, internet de las cosas, nanotecnología, biotecnología, entre otras, y la capacidad de mezclarse entre ellas generan oportunidades para que el Gobierno innove, simplifique trámites, pero lo más importante puedan ofrecer mejores servicios en el campo de la educación, salud y del medio ambiente. (Leer artículo del CCeI sobre las Siete Tecnologías que Transforman al Mundo).
  2. Regulación Inteligente: Generando el marco reglamentario simple, claro, estable y predecible tanto para las empresas, como para los trabajadores y los ciudadanos.
  3. Servicios Públicos de Calidad a través de la Delegación de la Gestión de Servicios Públicos al Sector Privado, mecanismo que muchas instituciones del país han venido implementando y que requiere de la COMPETENCIA como mecanismo central, para su efectividad. La competencia se ve afectada por la Regulación No. 72 del SERCOP emitida en el 2015, en la que se exige una cuantía para el patrimonio de los oferentes de la gestión de servicios púbicos que no es proporcional, más aún cuando para cada contrato la institución contratante requiere de garantías específicas.
  4. Participación Dinámica: Como hemos mencionado los sistemas de planificación y financiamiento públicas fallaron en los últimos cinco años de la era Correista, y se requiere de una reinvención de los mismos, a partir justamente de las lecciones aprendidas. Más allá de la corrupción que hay que erradicar desde raíz, y que es trabajo de todos los sectores, obras como la Refinería del Pacífico y Yachay, pasaron todos los filtros de estos sistemas y se violaron los principios hasta del sentido común.   Los mecanismos de evaluación de impacto establecidos para la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (SENPLADES) no se ejecutaron, ni los de eficiencia que debían haber implementado los Ministerios Coordinadores.  Así también, los informes de gestión anuales, que varias leyes determinan, se convirtieron en una fuente más de gasto y de auto-publicidad.

 

Finalmente para reinventarse, el Gobierno tiene que establecer mecanismos de aprendizaje, de cómo llevar a la práctica un Gobierno participativo, con división de poderes, balances y chequeos, que permita una sociedad participativa que opine sobre sus prioridades y velar para que se las tomen en cuenta, en la priorización del gasto y de la inversión.  ¡Se necesita un Gobierno Innovador!

u

Autor

Por Nathalie Cely S.

Twitter@NathalieCely

Compartir:
Desde el Centro