Saturday August 17 2019
2018-06-01
||||| 2 |||||
1767

Educando Ando 2.0

Por: Max Nuñez Tomaselli

El 8 de mayo pasado, en Guayaquil, se realizó la presentación del informe sobre desarrollo mundial del Banco Mundial (BM) 2018 “APRENDER para hacer realidad la promesa de la educación”, la publicación más importante del año del BM que nos muestra la realidad de la educación en América Latina. Una de sus conclusiones coincide con nuestro artículo publicado a inicios del 2017 “Educando Ando”.[1]  La cual dice que: “La educación es la herramientas más potente para la transformación de la sociedad, existe una correlación directa entre la calidad de la educación y el desarrollo (Hushkell, 2011), por lo tanto si mejoramos la educación, mejoramos el capital humano y mejora la sociedad en general”

Latinoamérica ha sido víctima de grandes crisis económicas, políticas, e inflaciones que  han logrado niveles escandalosos; claramente, ha hecho que la balanza de la preocupación política de los países se enfoque en el desempeño de la política económica, los indicadores que muestran la situación de una nación son las estadísticas de crecimiento económico. Sin embargo, existe un indicador que no se considera en las variables macroeconómicas de mayor importancia, pero es la que puede determinar el desarrollo a largo plazo de un pueblo. Se trata de los aprendizajes que obtienen los estudiantes en el sistema educativo, sobretodo en matemáticas y lenguaje. Para Ecuador, como señalan las  ilustraciones 1 y 2, 75 de cada 100 bachilleres se gradúan con resultados insuficientes o elementales en matemáticas y 54 de cada 100 en lenguaje.

Ilustración 1: Resultado de logro matemática nacional 2017

Elaboración: Centro Competitividad e Innovación
Fuente: Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEVAL)

Ilustración 2: Resultado de logro lenguaje nacional 2017

Elaboración: Centro Competitividad e Innovación
Fuente: Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEVAL)

La adquisición de estas habilidades es parte fundamental para la obtención de empleo a largo plazo. Además, sin el conocimiento de las habilidades básicas no se desarrolla la creatividad y no podemos dar un siguiente paso hacia la obtención de habilidades innovadoras , el uso eficiente de las nuevas tecnologías, o simplemente participar en un proceso democrático. Dicho de otra manera: los aprendizajes son el corazón de la productividad, el motor del crecimiento económico.

Un ejemplo del éxito de dirigir esfuerzos hacia la educación es Corea del sur, quienes dentro de su política industrial incluyen el énfasis en la educación como parte del legado cultural. Estas son unas de las recomendaciones más precisas para los gobiernos de Latinoamérica y especialmente al de Ecuador sobre las acciones tomadas en el sistema educativo: “Escolarización no es lo mismo que aprendizaje”, este es un espejismo de la educación en el país, donde se ha aumentado considerablemente el acceso a educación pero los resultados de aprendizaje son poco satisfactorios: niveles bajos, desigualdad elevada y avances lentos.

Hace un año presentamos un ranking de la prueba Ser Bachiller del término académico 2015-2016, tomada a los estudiantes del último año de bachillerato. A continuación, se presenta un ranking con los resultados de la última evaluación termino región Costa 2017-2018 actualizado y publicado por el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEVAL).

Tabla 1: Ranking por cantones “Ser Bachiller”

Elaboración: Centro Competitividad e Innovación
Fuente: Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEVAL)

Este ranking 2018 nos muestra la ubicación según el promedio global de la prueba estandarizada Ser Bachiller de 111 cantones con muestras significativas. Las filas siguientes de la tabla 1 nos muestran la ubicación en este ranking en años anteriores, una constante general que se observa es la disminución en las calificaciones nacionales y la de los cantones más grandes.

Ilustración 3: Resultados Promedio Global Nacional 2014-2018

Elaboración: Centro Competitividad e Innovación
Fuente: Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEVAL)

En el siguiente gráfico observamos los resultados de Guayaquil, Quito y Cuenca,  ciudades que obtuvieron mejor posición en el ranking;  sin embargo, no significa que mejoren sus rendimientos. Al contrario, las calificaciones de aprendizaje disminuyeron. Podemos observar como la línea de tendencia tiene una pendiente negativa, una constante para las 3 ciudades más grandes del país y la media nacional. En resumen los cantones más grandes mejoraron su ubicación debido a que los otros cantones empeoraron aún más sus resultados de aprendizaje.

Sin duda las evaluaciones son el primer paso para aprender sobre los niveles de aprendizaje para que su mejora sea un objetivo formal y medible; el siguiente paso es usar esta información en el diseño de políticas públicas que estén al servicio del aprendizaje de TODOS los estudiantes y finalmente crear coaliciones en la que estén alineados todos los actores, si cada uno no se pone al hombro la cuota de responsabilidad que le corresponde, desde el lugar en donde se encuentre, no se podrá lograr el desarrollo del Ecuador al largo plazo.

Los resultados 2017-2018 nos deja el mismo panorama de hace un año, un país en donde 75 de cada 100 jóvenes ser gradúan con resultados insuficientes o elementales en matemáticas (ilustración 1), nos muestra que nos queda un camino largo por recorrer. Los maestros, familia, estudiantes y Estado deben formar un gran equipo que trabaje en conjunto para mejorar la calidad educativa: de manera aislada, poco o nada se puede hacer.

Autor

Max Núñez Tomaselli

Twitter@maxnt19

Compartir:
Desde el Centro