Saturday August 17 2019
2016-12-20
0
||||| 4 |||||
1790

De productos extractivos a productos basados en servicios intensivos de conocimiento

laboratorio

Por: Max Nuñez Tomaselli

E

l reciente nacimiento de un sector de servicios intensivos en conocimiento (SIC) en América Latina, conectado a las industrias de recursos naturales, sugiere que la llamada “maldición de los recursos naturales” puede estar llegando a su fin.   Estos SIC pueden convertirse de acuerdo a Gustavo Crespi (BID, 2016) [1] en una importante fuente de aprendizaje, innovación, y creación de valor.

En la literatura económica se ha resaltado la importancia de los procesos de industrialización, como herramientas del desarrollo llamados también de transformación productiva, y de la acumulación de capacidades tecnológicas, como un medio para el crecimiento y la convergencia económica;   minimizando por otra parte la importancia de las actividades basadas en recursos naturales  tales como, agricultura, acuicultura, minería, petróleo, forestal, entre otras.

Sin embargo, durante las últimas décadas, los productos básicos y minerales han sido la fuente del crecimiento de la región, por una parte como consecuencia del incremento de la demanda de productos básicos por parte de la China y de la India y por otra parte  por la emergencia de la denominada “Revolución Industrial 4.0”, caracterizada por sistemas ciberfísicos, que combinan infraestructura física con software, sensores, nanotecnología,  tecnologías digitales, que han cambiado los modos de producción.   Por ejemplo, en la industria de alimentos, estas nuevas tecnologías tienen el poder de incrementar el rendimiento de los cultivos y reducir los desperdicios, a través de la utilización de sensores inteligentes que monitorean las necesidades de las plantas, animales y productos agrícolas.   (CEPAL, Nuevos Horizontes 2030, 2016).

Para el Ecuador, la convergencia de estas tecnologías, representan grandes oportunidades para mejorar la productividad de cadenas existentes y para la innovación de nuevos productos de mayor valor agregado. Uno de los sectores que genera más expectativas es precisamente el sector de alimentos, donde el país tiene ventajas comparativas naturales, y donde debemos aprovechar el potencial que la revolución industrial 4.0 puede brindar; es así como, la aplicación de la agricultura de precisión que permite utilizar solamente lo necesario con la justa medida para sistematizar las necesidades de cada zona, así como en la investigación para prevenir infecciones en el camarón y la cría de larvas.

Ecuador continúa siendo un país primario-exportador, pero hay oportunidades precisamente en las cadenas productivas primarias que presentan un crecimiento superior al promedio, y que han alcanzado economías de escala, en las que muchos de los servicios intensivos en conocimiento, que tradicionalmente eran realizados internamente por las mismas empresas exportadoras, puedan ser realizadas por empresas proveedoras de servicios especializados y dinamizar de ese modo las capacidades de innovación.  Este es el caso de las cadenas de valor del camarón, del cacao y  del banano, entre otros. El camarón es el segundo producto no petrolero con mayor exportación (USD 2.280 millones en 2015) y con la más alta tasa de crecimiento en los últimos 7 años, en el orden del 243%.

En el siguiente gráfico se muestran los productos de exportación con mayor tasa de crecimiento en el periodo 2009-2015

Gráfico 1: Exportaciones No petroleras con mayor crecimiento en los últimos 7 años

Fuente: Banco Central del Ecuador

El sector camaronero ecuatoriano: de producto extractivo básico a intensivo en conocimiento.

La industria del camarón en el Ecuador nació hace 40 años y fue el país pionero en su cultivo dentro de la región, se tecnificó en la década de los años ochenta frente a la necesidad de salir de la dependencia de la larva silvestre que tiene una gran cantidad de enfermedades y a largo plazo la industria no podía depender únicamente de las bondades de la naturaleza.  De esta manera nacieron laboratorios de larvas, fábricas de alimento balanceado, plantas empacadoras y otras fábricas de insumos.  Con el auge de los últimos siete años y las economías de escala alcanzadas, se motivó la inversión nacional y extranjera a lo largo de toda la cadena, y además en servicios intensivos de conocimiento. Un ejemplo de estas nuevas inversiones, es la moderna planta de alimentos que Cargil implementa en Durán con una inversión de US.50 millones y que producirá 600.000 toneladas al año.

De acuerdo a América Economía, el gran crecimiento experimentado por el sector camaronero tiene varias causas, a decir de Juan Carlos Marín[2]: “Por un lado, el mayor consumo del mercado chino – que pasó de exportador a importador-, luego, Estados Unidos liberó de impuestos a los camarones ecuatorianos y, por otra parte, la aparición de la enfermedad de la mancha blanca (el virus White Spot) que redujo la producción de Vietnam”.

Con esta tendencia, para la cadena productiva del camarón no le será difícil duplicar los 800 millones de libras que exporta al año, dado que ha invertido en tecnología e investigación y cuenta además con inversión privada nacional y extranjera.   Así lo considera el Presidente Ejecutivo de la Cámara de Acuacultura, José Antonio Camposano, quien señala que: “si se aprieta el acelerador podemos duplicar la producción actual en 10 años.”

En la siguiente ilustración se muestran algunas de las inversiones privadas e innovaciones que se han dado en la cadena de valor del sector camaronero.

Ilustración No. 1: Innovación en la industria camaronera

Fuente: El Expreso y Cumbre Ecuador Investment, 2016

El Gobierno debería apoyar el crecimiento de este sector mediante la implementación conjunta de una agenda estratégica que incremente el acceso comercial y potencie el trabajo conjunto de la academia con el sector privado.  Uno de los ejemplos de este trabajo conjunto es el que realiza el Centro Nacional de Acuicultura e Investigaciones Marinas (CENAIM), que tiene como misión el mejoramiento y desarrollo sustentable de la acuicultura y biodiversidad marina del Ecuador.

En la siguiente ilustración mostramos algunos de los proyectos de investigación aplicada que ejecuta el sector camaronero[3]:

Ilustración 2: Proyectos de investigación aplicada al sector camaronero

Fuente: CEMAIN

Todos estos ejemplos demuestran la importancia de incentivar el crecimiento de los recursos naturales como una fuente para la innovación y diversificación productiva de la economía.  La externalización de servicios intensivos en conocimiento y la oportunidad para que las medianas empresas puedan adaptar y “localizar” el conocimiento es, sin duda lo que potencia a este sector para  seguir incrementando su producción y aportar a la diversificación económica del país.

CCI

[1] LA POLÍTICA DE INNOVACIÓN  EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE NUEVOS CAMINOS (PIANC), BID, 2016
[2] Gerente General de EMPAGRAN, empresa que importa y distribuye camarón ecuatoriano en Chile
[3] Producción y Ambiente CENAIM, Cenaim.espol.edu.ec, http://www.cenaim.espol.edu.ec/pro_amb,2016(Acceso, 12 de noviembre de 2016)

u

Autor

Por:

Twitter

Compartir:
Desde el Centro