Saturday August 17 2019
2017-06-06
||||| 1 |||||
1354

¿Compiten las ciudades por la Inversión Extranjera Directa?

Por: David López

Según la CEPAL, en 2016, la participación de inversión extranjera directa mundial en Latinoamérica disminuyó un 9,1%, debido principalmente a la precipitación de flujos de dinero en sectores vinculados con recursos naturales en la región que, por la caída y fluctuación de los precios, la rentabilidad de los proyectos se vio afectada y las reinversiones se estancaron. A pesar de este escenario, Brasil sigue siendo el principal receptor de Inversión Extranjera Directa (IED) de la región con el 40%, seguido por México, Chile, Colombia y Argentina. Entre los más importantes, Estados Unidos se convirtió en el principal origen de las entradas de IED recibidas en la región con un 25,7%, Países Bajos el segundo origen más importante, con un 15,4%, seguidos de España, con un 11,5%.

Según el fDi Report 2017, en el mundo durante el último año se efectivizaron alrededor de 13 mil proyectos de IED presentando una caída de 3% con respecto al 2015. En la mayor parte de ciudades la IED es vista como promotora de la mejora de la competitividad, potenciadora de la generación empleo y una oportunidad de transferencia de conocimientos; sin embargo, las inversiones se establecen en función de la capacidad que tengan los países y la ciudades para cumplir con cuatro aspectos esenciales, las expectativas de beneficio económico  de un proyecto, el tamaño del mercado, la facilidad de operación y el clima de estabilidad política y económica de largo plazo. A nivel regional estos conceptos han sido fluctuantes y dependientes de la posición ideológica de los gobiernos de turno, no obstante países como Chile, Colombia y Perú han realizado reformas sustanciales en materia tributaria, societaria y de comercio exterior, que han permitido generar confianza y estabilidad para que firmas de multinacionales realicen inversiones importantes en estos países. Entre 2013 y 2016 a nivel de los países andinos se generaron más de 800 proyectos por más de $ 23 mil millones, de los cuales Ecuador fue participe del 13% de esa inversión. Sin duda la mayor parte de las inversiones en países vecinos se concentran en sectores de extracción de recursos naturales, con énfasis en los mineros; sin embargo, en los últimos años, con la llegada de la era digital y la evolución del comercio internacional, dichas inversión también se ha ubicado en sectores como telecomunicaciones, logística, agroindustria, energías limpias, etc. De ahí la importancia de diversificar los sectores que atraigan IED para de esta manera disminuir el riesgo de shocks externos en el ingreso de flujos de dinero en la economía.

En el siguiente cuadro se observan los quince proyectos de inversión más relevantes en Colombia, Perú y Ecuador. Como se ve, los dos primeros países recibieron la mayor cantidad de IED en los sectores relacionados con la extracción de recursos naturales; sin embargo, Ecuador recibió la mayoría en otras áreas relacionadas con telecomunicaciones y logística.

Fuente: FDI

Las ciudades como polo de atracción de IED

El informe de fDi, Global Cities of the Future 2016/17 revisa la manera en la que las ciudades mejoran sus condiciones para recibir inversión y generar empleo, a través de estrategias y políticas publicas amigables y atractivas a los inversionistas, para así, proyectarse hacia el futuro con dinamismo y permanente innovación. En el informe se destaca que dentro del ranking de Latinoamérica, las ciudades que lo lideran se encuentran Sao Paulo, México, Santiago, Lima, y con una dinámica creciente ciudades colombianas como Bogotá, Cartagena y Medellín quienes al haber definido una estrategia clara para la atracción de inversiones han ido generando réditos e impacto positivo en términos de IED. La distancia que existe con ciudades como Quito o Guayaquil aún es significativa, lo que se convierte en una oportunidad para repensar en el papel que actores locales juegan al momento de construir e impulsar políticas e iniciativas para atraer y mantener inversiones. En el siguiente recuadro mostramos los factores que el FDI toma en consideración para poder hacer el ranking Global Cities of the Future, así como comparativo de algunos indicadores.

Ejes de Acción e indicadores clave para mejorar el clima de Negocios de una Ciudad

Fuente: FDI, Doing Business

En la actualidad, las ciudades se van consolidado cada vez más como un sistema interactivo e integrado para ser parte de la red global, ya no solo se habla de países como promotores de desarrollo, ahora se habla de ciudades a un nivel más específico. Dentro de esto, las urbes han podido crear las condiciones y estrategias necesarias para ser atractivas para la IED, en ocasiones al márgen de lo que sucede en el contexto macroeconómico. Ejemplos como Edinburgo que ocupa el primer lugar cuanto a estrategia para atraer IED, ha concentrado sus esfuerzos en promocionarse como un destino de la inversión logrando ofrecer servicios gratuitos para el inversor mediante asesores que brindan conocimiento sobre opciones de propiedad, información sobre la reubicación de personal y acceso a los espacios de reunión y trabajo en la ciudad, además contando con información en varios idiomas sobre oportunidades de inversión en la ciudad. Hong-Kong, por otro lado, cuenta con 30 asesores a nivel mundial que ayudan a atraer inversión a su ciudad impulsando así un semillero de empresas en los sectores de tecnología financiera y salud, así como para Internet y análisis de datos.

Sin irnos lejos ciudades como Cartagena que se ha consolidado como una ciudad portuaria con un fuerte foco industrial es la principal productora de productos petroquímicos de la región, es sede de la refinería de petróleo más moderna de Latinoamérica y cuenta además con el sector astillero más importante del país. La ciudad ha logrado esto de la mano de una política de atracción a inversionistas con tasas preferenciales en las zonas francas de la ciudad (con tasas de impuesto a la renta reducidas al 15%) y exención del impuesto al valor agregado de materias primas, insumos y productos terminados. Son detalles importantes que vienen producto de una estrategia integral que se construye desde lo local y que se replican en otras ciudades como Bogotá, Santiago, Sao Paulo y Lima.

Esta serie de ejemplos coadyuvan para el aumento de la inversión, facilitando la operación de los inversionistas, haciendo relativamente sencillo establecer o ampliar sus inversiones y llevar a cabo sus gestiones del día a día. Dentro de una construcción de una buena política de inversión, la transparencia y la información pública siempre será una buena señal para el inversionistas, así como establecer procesos claros y eliminar las discrecionalidades, poner a disposición de los inversores medidas para aumentar la eficiencia y eficacia de los procedimientos administrativos; la mejora de la coherencia y la previsibilidad del entorno normativo; y la mitigación de las controversias a través de mediadores contribuyen de manera positiva y generan una sensación de confianza a los empresarios.  Bajo esta lógica, de las 173 nuevas políticas de promoción y facilitación de las inversiones que se introdujeron en todo el mundo entre 2010 y 2015, solo una minoría de ellas incluyeron medidas para facilitar las inversiones tales como abrir el espacio para innovar e implementar mejores prácticas para atraer IED las cuales sean vistas como medidas de mediano y largo plazo y permitan dinamizar las economías locales.

A nivel mundial los fondos de inversión siguen y seguirán buscando cada vez más nichos estratégicos que generen buenos rendimientos a su capital. Latinoamérica es un mercado que a pesar de los shocks externos sigue creciendo y la percepción de los gobiernos respecto a mejorar las condiciones e incentivos para ser más amigables con la inversión va en mejora. Lograr mayores y mejores inversiones constituye no solo un reto para los gobiernos, sino que también constituye una oportunidad para profundizar las acciones que se prueben desde las ciudades a través de los gobiernos locales, los actores privados y las universidades. Sin duda tener un buen clima de inversión ayuda al crecimiento, potencia la generación de empleo y mejora la competitividad por lo que atraer inversiones es un objetivo al que hay que apostarle de forma agresiva con decisiones y estrategias inteligentes.

David López

  Autor

  Por David Lopez

Twitter  @ecdavidlopez

Compartir:
Desde el Centro